miércoles, 29 de febrero de 2012

Concurso de Bautizo y Comunión

A ver, os cuento: Mis amigas de Bautizo y Comunión tenían muchas ganas de hacer un concurso para todos los que celebrasen su bautismo o su primer cumpleaños, así que me pidieron que colaborara haciendo el premio.

Y esto fue lo que se me ocurrió:




Una tarta decorada para 6 personas de Manzana y Caramelo y 12 cupcakes de Vainilla y Cobertura de Tarta de Queso.

Así que si vas a celebrar un bautizo o una fiesta para niños ESTE fin de semana (SÁBADO 3 DE MARZO)
y te apetece que te regalemos el postre, participa en nuestro concurso de la siguiente manera:

1-Vete a la  Página de FB de "Bautizo y Comunión"
2-Pincha en "ME GUSTA"
3-Deja un comentario sobre porqué te gustaría ganar este premio (si tienes una celebración, si te encanta el dulce, si no hay nada que te guste más que un elefante azul...¡Lo que quieras!)
4-Vete a la página de FB de Ciudadana Cake y pincha en "ME GUSTA".

Facil, ¿verdad?. Mañana día 1 de Marzo a las 20:00 de la tarde cerraremos el concurso y diremos el ganador/a.
El premio tendrás que recogerlo en Las Rozas de Madrid el viernes por la tarde o el sábado por la mañana.

Y ya está.

¡Participa, compártelo y disfrútalo!

lunes, 27 de febrero de 2012

Cuento Pop de Ruibarbo, Caramelo y Elefantes

 
Pushing Daisies "Bird House in your Soul"

Quiero dedicar esta entrada a dos amigos: una muy querida y otro muy reciente, pero que entre ambos, me han dado el enfoque de lo que vas a leer hoy. Ambos sabéis quienes sois.
A la primera por recordarme que de vez en cuando hay que apartarse de la "perfección" que dan los moldes y las boquillas y volver al carácter único y especial que da la espátula.(¡Aunque eso sólo lo sepamos tú y yo!)
Al segundo por mencionar Pushing Daisies y la de veces que hacen tarta de ruibarbo. Y es que esta tarta, como Pushing Daisies es un tanto "Cuento Pop".

Sigamos...

Ayer me puse a hacer un pastel de ruibarbo... (Perdona, ¿qué...?)
Ruibarbo cortado y conservado en el congelador


El Ruibarbo es un vegetal de sabor cítrico y aspecto de cardo. Y es maravillosamente rojo. Normalmente se utiliza para postres ya que es demasiado ácido para tomar simplemente cocinado, aunque también se pueden hacer un chutney para carne. Yo siempre lo he comido en pastel, mermelada o, como en este caso, tarta. En Inglaterra y Estados Unidos es bastante común.
Conseguirlo no es fácil. Deberás ir a una buena (y cara) frutería y ver si te lo pueden pedir. Eso sí, prepárate para pagar unos 12 € /kg. Lo bueno es que se puede congelar y dura unos seis meses tranquilamente. Yo lo corto y lo meto en bolsas de 250 gr que es lo que se suele utilizar en casi todas las recetas.
Ahí estaba Mi Libro para salvar el día


 Receta para el bizcocho de Ruibarbo genuinamente americana.
  • 215 gr de azúcar moreno
  • 125 gr de mantequilla
  • 1 huevo
  • 200 gr de yogur líquido de fresa
  • 250 gr de harina con levadura
  • Un poco de sal
  • 225 gr de Ruibarbo
Primero trituramos el ruibarbo. (Yo lo hice en el Thermomix) y precalentamos el horno a 180º.
Ruibarbo triturado sin descongelar. Resulta más fácil.
Lo dejamos en un cuenco y reservamos.
Vamos mezclando los ingredientes anteriormente dados en el orden en el que están hasta tener una masa. En ese momento, añadimos el ruibarbo, le damos un par de vueltas en una espátula y lo ponemos en nuestro molde, lo metemos en el horno unos 50 min y ¡voila!
Compacto y jugoso con un suave sabor cítrico
No sale muy alto porque el ruibarbo pesa.

Luego le añadí una crema de merengue y mantequilla con azúcar moreno (Sabe a caramelo. De ahí el nombre) e hice unos elefantes azules con glasa real.
La crema está extendida a paleta.
Todos los detalles son de glasa real


miércoles, 22 de febrero de 2012

Una tarta sin gluten ni lactosa en la biblioteca.


La Srta Marple o mi imagen mental de TODAS las abuelas del mundo.

Cuando a una le piden una tarta sin gluten ni lactosa, se echa las manos a la cabeza. Sobre todo si quien se lo pide es una amiga y no es para ella, ¡es para la abuela de sus hijos! Ahí entonces es cuando tienes que poner todo el gluten en el asador, dejarlo ahí y ponerte a investigar sobre qué tipo de cosas se pueden hacer sin él. "Probablemente nada", piensa una que es un poco mema en cuanto a la falta de gluten se refiere, pero ahí está Internet para meterte en vereda y darte cuenta de que no hay nada peor que la ignorancia y nada mejor que un jardín inglés.

Tarta de limón sin gluten ni lactosa.

Me encantan este tipo de diseños decadentes como el jardín de la Srta. Marple de las novelas de Agatha Christie: Silvestre, lleno de flores diferentes, sin orden ni concierto, pero con esa hermosura que le da la propia naturaleza.

Conclusiones sobre los alimentos sin gluten y sin lactosa.
  • Schaer tiene un preparado para repostería estupendo. http://www.schaer.com/es/productos-sin-gluten/mix-dolci-mix-c/
  • Como tampoco se puede usar levadura, utilicé Bicarbonato.
  • Las margarinas "vegetales" suelen llevar un tanto por ciento de leche. ¡Sorpresa! Encontrar una 100% vegetal me llevó diez minutos leyendo ingredientes en el supermercado. Al final, encontré esta: Flora. 
  • La leche sin lactosa es más fácil, la tienen en casi todos los sitios. Los yogures sólo encontré naturales azucarados o de fresa. Compré los naturales. 
 Receta para un bizcocho de limón sin gluten ni lactosa y con mucho sabor adaptando la receta del yogur de toda la vida:
  • 3 huevos
  • 1 yogur sin lactosa
  • 1/2 yogur de aceite de girasol
  • 3 yogures de harina sin gluten
  • 3 cucharaditas de moka de bicarbonato.
  • 2 yogures de azúcar blanco
  • 1 yogur de azúcar moreno (Si no tienes azúcar moreno, pon 3 de azúcar blanco)
  • La piel de 1 limón.
Rallamos la piel del limón y la añadimos a los huevos. Batimos todo bien y añadimos el yogur y el aceite. Seguimos batiendo hasta que la mezcla sea homogénea. Añadimos el azúcar y volvemos a mezclar. Por último, mezclamos la harina con el bicarbonato y lo añadimos a la masa líquida con una espátula en movimientos envolventes.
Lo ponemos en un molde previamente engrasado con un poco de aceite y al horno durante 35-40 min a 180 º.
En este caso, puse la mitad de la masa en dos moldes para obtener dos bizcochos más bajitos y luego poder rellenalos con más facilidad.

Para el relleno, utilicé un Curd de Limón con margarina 100% vegetal.
  • El zumo de 4 limones y la piel rallada de dos de ellos.
  • 100 gr de margarina
  • 200 gr de azúcar
  • 4 huevos.
Mezclamos todos los ingredientes en un cazo al baño maría y vamos revolviendo con las varillas hasta que se quede una masa densa (Unos 10 minutos) que dejaremos enfríar para que vaya adquiriendo más cuerpo y no se nos salga por los lados cuando rellenemos el bizcocho.

Para la cobertura utilicé el mismo merengue que aquí, aunque le añadí un poco más de limón para aromatizarlo y el doble de agua para hacerlo más maleable.

jueves, 16 de febrero de 2012

Hoy es el Día Internacional de la Tarta de Piña con Curd y Merengue.

La cucharilla indiscreta

16 de Febrero: Día Internacional de la Tarta de Piña con Curd de Piña y Merengue Italiano.

Está bien. Me lo acabo de inventar. Ni siquiera creo que exista una tarta así, porque también me la inventé.  Bueno, en realidad existió durante un pequeño espacio de tiempo el domingo por la tarde, pero ya ha pasado al cielo de las tartas. Duró lo que tardan cinco niños y seis adultos en decir: "Vale, sí... pero a mi ponme sólo un poco." y luego, volver a decir "¿Me puedes poner un poco más? Pero sólo un poco." Porque las tartas no son para alimentarse. Son para saborear, deleitar y hacer sentir un poco culpables a los invitados cuando repiten.
Aquí está. Sí. Es ella. La tarta.

Como esta. Me la imaginé y deseé que supiera tan bien como sabía dentro de mi cabeza: Un bizcocho tan jugoso que cuando probases el primer bocado supiera a piña madura y que mezclado con el curd, encontrase ese equilibrio perfecto entre la suave acidez de la fruta y la melosidad de la crema y que al morder el merengue, estuviese crujiente por fuera y delicado por dentro. No quería reconocer los sabores uno a uno, sino, que unidos conformasen un nuevo sabor, con ecos de piña, crema y merengue.

Y este ha sido el resultado (¡Sabe exactamente así de bien!):

Alguien pasó por la cocina y metió un dedo en la tarta.








Bizcocho de piña:
  • 125 gr de mantequilla en pomada
  • 300 gr de azúcar
  • 3 yemas + 1 huevo entero
  • 1 tapón de esencia de vainilla
  • 300 gr de Harina con levadura (La podéis encontrar en Mercadona. Es la que pone "Preparado para bizcochos")
  • 225 gr de yogur de piña (A mi me gusta uno que es cremoso y es de La Lechera)
  • 50 gr de leche
Mezclamos la mantequilla con el azúcar y le añadimos las yemas y el huevo uno a uno, esperando a que se integre antes de echar el siguiente y terminamos con la vainilla. Por otro lado, mezclamos el yogur con la leche para que quede un líquido un poco denso.
A la mezcla de la mantequilla, le vamos añadiendo una parte de harina y otra de yogur, alternando en tres o cuatro veces, hasta que terminemos los dos ingredientes.
Ahora, ya puede ir al horno. 180º , 35 min.

Mientras se hornea, hacemos el CURD:

He utilizado como base la misma receta que el Curd de Limón, pero cambiando el limón por la piña.

  • 3 huevos enteros
  • 160 ml de jugo de piña (Suelen ser el jugo de dos botes de piña al natural medianos )
  • 160 gr de azúcar
  • 60 gr de maizena.
Mezclamos bien todos los ingredientes y los ponemos en un cazo a fuego medio sin dejar de remover hasta que quede una crema. (Unos 8-10 min)No puede hervir, porque si no, se cuajarán los huevos y tendremos que empezar de nuevo.
Lo retiramos del fuego y lo dejamos enfriar.

¿Ves cómo queda el merengue por dentro?

Y por último el Merengue Italiano. (Para esto necesitas una batidora de varillas)
  • 3 claras de huevo
  • 300 gr de azúcar
  • 1 cucharadita de agua
  • 1 cucharadita de zumo de limón
  • Una pizca de sal.
Mezclas todos los ingredientes en un bol que pueda ir al baño maría. Lo ponemos encima de la olla que tenemos con agua hirviendo y vamos batiendo con la batidora de varillas durante unos siete u ocho minutos hasta que consigas un merengue con una cosistencia firme y que haya doblado su volumen inicial.

Montamos la tarta de la siguiente manera:
  • Cortamos el bizcocho a la mitad (La mitad horizontal, claro) 
  • Separamos las tapas y rellenamos con el curd frío.
  • Montamos la tapa 
  • Con una espátula vamos poniendo el merengue encima del bizcocho y rodeándolo por los lados.
  • Decoramos al gusto.
  • La dejamos reposar en un lugar frío tres o cuatro horas para que el merengue quede duro por fuera.
¡FELIZ DÍA DE LA TARTA DE PIÑA, CURD Y MERENGUE!

martes, 14 de febrero de 2012

Azul oscuro casi chocolate (Galletas para el desamor)


Un breve pensamiento en este post extra de San Valentín.
¿Y qué pasa con...?
  • Los amores no correspondidos
  • Los amores rotos 
  • Los amores abandonados
¿Para esos no existe San Valentín? ¿Acaso no sienten amor como los demás?
El cine y la música están llenos de ejemplos de desamor y sin embargo la repostería no. Todo se llena de corazones rojos, rosas, blancos y dorados. Corazones dentro de corazones y rellenos de más corazones con cobertura de corazón. Y digo yo... En un día como éste, tú, que tienes el alma encogida y el amor estropeado, ¿no te gustaría que alguien pensase en tí y te hiciera sentir un poco mejor?

El blues de las galletas

Cianóticos Cupidos para pasar el mal trago de una vez por todas.

  • 275 gr de harina de repostería
  • 100 gr de harina con levadura (Preparado para bizcochos de Hacendado, por ejemplo)
  • 75 gr de chocolate en polvo Valor.
  • 75 gr de azúcar blanca
  • 75 gr de azúcar morena 
  • 125 gr de mantequilla con sal.
  • 125 gr de sirope de dátiles (Se compra en las tiendas de comida ecológica)
  • 1 huevo grande.
La preparación es muy sencilla: Mezclamos los ingredientes secos (harinas, azúcares y chocolate) y añadimos la mantequilla hasta que quede una textura parecida a la arena. En ese momento, hacemos un agujero en el centro y añadimos el huevo y el sirope. Mezclamos los elementos secos con los húmedos y obtenemos una masa manejable que dividiremos en tres. Cada parte la estiramos con el rodillo entre dos hojas de papel de horno (Para saber el grosor, mira tu dedo índice en horizontal e traza una línea imaginaria desde la punta hasta la mano por la mitad. ¿Lo ves? Pues así debería ser el grosor de la masa para las galletas.) y las metemos en el frigorífico una media hora. Pasado este tiempo, sacamos una de las partes y la cortamos con nuestros cortadores. 
Se hornean a 180º durante 8-9 min. Pasado ese tiempo se sacan y se ponen con cuidado (aún se pueden romper con facilidad) en una rejilla para que enfríen.

Estas están decoradas con Glasa Real teñida de azul. Creo que el chocolate y el azul quedan muy bien para dar un toque de elegancia y aristocracia a nuestro sufrimiento. 

Feliz día de Cianótico Cupido.





miércoles, 8 de febrero de 2012

Las galletas no son valientes. Los cerditos sí.

Hoy me ha vencido la noñería, la curselería y el tecnicolor. Me he levantado con ganas de cantar "Do es trato de barón..." con un vestido de flores y una caterva de niños corriendo tras de mi por un verde prado al pie de las montañas nevadas. Hoy me he sentido Babe, en  "Babe, el cerdito valiente", ganando su primer premio con la tranquilidad y serenidad que sólo dan la madurez y ciertos medicamentos.
Hoy me he sentido así:

Y me han entrado unas ganas locas de hacer galletas de miel y jengibre ¡y pintarlas!, así que me he cogido el libro de mi abuela y he buscado su estupenda receta, pero la he variado un poco ya que ella utilizaba un Sirope envasado que, aunque se puede encontrar aqui en ciertas tiendas americanas, yo he preferido sustituirlo por miel. Si no os gusta el sabor de la miel, podéis tratar de encontrar el sirope aquí y utilizar la misma cantidad. El resultado será igual en cuestión de texturas y moldeabilidad, pero diferente en cuanto al sabor.




He aquí la receta:
Galletas de miel, jengibre y limón:
Galletas inspiradas en Babe, el cerdito valiente.
  • 350 gr de harina de repostería.
  • 100 gr de harina tipo Bizcochona
  • 120 gr de azucar
  • 125 gr de mantequilla en pomada
  • 125 gr de miel
  • 1 huevo
  • Una cucharadita de jengibre
  • Dos cucharaditas de ralladura de cáscara de limón.
Mezclamos las harinas, el jengibre y el limón con el azúcar. Añadimos la mantequilla y mezclamos hasta que quede un aspecto  de arena de la playa (Si nunca has ido a la playa... pues no puedes hacer esta receta, lo siento). Hacemos un agujero en el medio y añadimos el huevo batido y la miel. Lo incorporamos todo.
Trabajamos un poco la masa con las manos, la dividimos en tres y colocamos las porciones entre dos hojas de papel de cocina. Con el rodillo estiramos la masa hasta que quede con un grosor de medio dedo y lo metemos en la nevera durante media hora o así. Mientras tanto, vamos calentando el horno a 170º más o menos.
Una oveja con una chaqueta. La acaban de esquilar... creo.
Pasado ese tiempo, sacamos la masa de la nevera y cortamos con nuestros estupendos cortadores. De no tener cortadores, vale un estupendo vaso con un poquito de harina en el borde. Vamos pasando las figuras a una bandeja con papel y la introducimos en el horno durante unos 7-8 minutos. Cuando las saquemos, veremos que parecen blandas, pero no pasa nada, se endurecerán un poco cuando se enfríen. Las ponemos a enfríar en una rejilla y procedemos de la misma manera con el resto de la masa.
La oca y el perro son del mismo tamaño por razones
incomprensibles para mi.
Cuando estén completamente frías las podemos empezar a pintar con la glasa real como a estas.

Hoy no voy a hablar sobre la Glasa Real. No. Pero no por nada, sino porque hablaré en el siguiente post de Ciudadana Cake. Laargoo y tendido. Con fotos del proceso y toda la pesca. Como se tiene que hacer.



    Y para finalizar, unos títulos de crédito:
    Dirección de arte y fotografía: Blanca Saenz
    ¡Gracias Blanca!






    jueves, 2 de febrero de 2012

    Mambo Italiano con lima y ron.


    Me encanta esta canción: "Mambo Italiano" de Rosemary Clooney. Es divertida y tiene un cierto toque a familia siciliana yendo a la playa y gritándose todo el rato.

    Eso es, esta canción te lleva al mar. Al sol y al salitre.  Y sobre todo a la terraza del paseo marítimo a eso de las siete de la tarde, cuando llevas el día entero entre arena y agua y sales de la playa con la agradable satisfacción de haber cumplido tu deber como veraneante, te sientas en una mesa y pides con voz segura (que para eso has estado seis horas de tu vida quitando arena de tu toalla y desafíando todas las leyes de la lógica que especifican claramente que si hay más arena que toalla, gana la arena) una bebida con hielo, mucho hielo:
    "Cóctel de lima, con gotas de ron y -por supuesto- tantos cubitos como quepan en el vaso, por favor."

    ¿Y si ese cóctel se pudiera comer...?

    CUPCAKES DE LIMA Y RON CON BUTTERCREAM DE TARTA DE QUESO Y LIMA. (En cajita veraniega, obviamente) Por Raquel Soto



    Para el bizcocho:
    Necesitarás el horno precalentado a 170º. 
    • 160 gr de mantequilla en pomada
    • 2 cucharadas de zumo de lima
    • La piel de una lima.
    • 215 gr de azúcar
    • 2 huevos
    • 250 gr de harina con levadura (La Bizcochona de siempre)
    • 80 ml de leche
    • 1 Cucharada de requesón
    • 1 Cucharada de ron (O esencia de ron, si prefieres)
    Mezclamos la ralladura de lima con el azúcar y añadimos la mantequilla. Mezclamos hasta obtener una masa homogénea y añadimos los huevos uno a uno. En un bol, mezclamos la leche, el requesón, el ron y el zumo de lima. Lo batimos bien y vamos añadiéndolo a la mezcla de la mantequilla en tres veces alternándolo con la harina hasta que quede bien mezclado.
    Ponemos las cápsulas para cupcakes en el molde y vamos rellenándolas hasta las tres cuartas partes. Las metemos en el horno y las dejamos unos 20 minutos. 
    Hasta que estén así:

    Para la Buttercream:
    • 250 gr de mantequilla en pomada
    • 270 gr de azúcar glass
    • 3 cucharadas de queso tipo Philadelphia
    • El zumo de una lima.
    • Una cucharadita de ron.
    • Un par de gotitas de colorante si nos apetece...
    Mezclamos la mantequilla con el azúcar hasta que quede una crema firme. Vamos añadiendo el queso y el zumo, primero uno y luego otro, hasta que se terminen y por último, añadimos el ron y batimos de nuevo.
    Nos quedará así:

     Como veis, la crema debido a los líquidos, ha quedado muy esponjosa. Sin embargo, se trabaja perfectamente, endurece en la superficie y se mantiene suave y sabrosa en el interior.  El ron suaviza el sabor cítrico de la lima sin quitárselo y el queso le da un toque estupendo a tarta de queso. (Lo siento, no veo otra forma de decirlo sin utilizar "queso" dos veces en la misma frase.)
    ¡Te deseo un feliz día de veraneo siciliano!












    Se ha producido un error en este gadget.