domingo, 19 de mayo de 2013

Galletas de Avena para recuperar fuerzas.

 FAME: Versión 1982
Siempre que voy a caminar yo sola, llevo esta canción en el Ipod. ¡¡¡Me ayuda en las cuestas!!!

Aunque el buen tiempo no haya sido más que un espejisimo, y que estemos otra vez en una especie de segundo invierno, yo no pierdo la esperanza de que un día me levantaré y el sol estará en el cielo (despejado y azul) y podremos salir a hacer una excursión tan chula como la que hicimos con los niños (y Mel, por supuesto) el pasado fin de semana. Nos levantamos prontito y nos fuimos a la Senda del Litoral a la altura de la playa de Estaño más o menos y nos pusimos a caminar hasta donde aguantásemos. Había que tener en cuenta que llevábamos a una cachorra que pedía agua cada cien metros y unos pequeñajos que aunque aguantan como jabatos, tampoco era cuestión de tener que llevarlos en brazos a la vuelta.

 Efectivamente, después de pasar una cuesta importante, y un par de áreas de descanso, nos dimos cuenta de que los niños estaban empezando a notar la caminata, así que nos paramos en el prado y nos sentamos a comer estas Galletas de Avena para recuperar fuerzas mientras admirábamos el mar. ¡Qué día!! ¿Veís qué preciosidad de mar?

GALLETAS DE AVENA ESPECIALES PARA CAMINATAS.

Ingredientes y elaboración:

Mezclamos  en este orden los siguientes ingredientes:
-200 gr de azúcar moreno
-220 gr de azúcar blanco
-225 gr de mantequilla derretida
-2 huevos - 1 tapón de vainilla.
 Y en otro bol mezclamos los siguientes ingredientes:
-225 gr de copos de Avena
-60 gr de Corn Flakes (O los cereales que tengáis en casa. Quedarían geniales de chocolate, o muesli)
-220 gr de harina
-1 cucharadita de Bicarbonato diluido en 2 cucharadas de agua templada.
-1 cucharadita de levadura.
-50 gr de Coco Rallado (Opcional)

Ahora añadimos los ingredientes secos a la mezcla húmeda e incorporamos bien ambos hasta que quede una masa algo más compacta que la de un bizcocho. Podemos añadirle un poco más de harina si vemos que al coger una porción con una cuchara, la masa se desborda y no se mantiene en la superficie de la herramienta.

Calentamos el horno a 180º.

Al horno...

Con dos cucharas vamos cogiendo porciones de masa y vamos colocándolas en las bandejas del horno (cubiertas con papel de horno, claro), dejando un par de dedos de separación entre galleta y galleta. 
Las metemos en el horno durante unos 8 ó 9 minutos y las dejamos enfriar un par de minutos antes de pasarlas cuidadosamente y con la ayuda de una espátula, a la rejilla.


Si tenemos un horno con ventilador, es muy interesante el hecho de poder hornear varias bandejas a la vez ya que se hornearán uniformente. Yo suelo poner las dos que tengo para ahorrarme tiempo y es una técnica que funciona muy bien.



Cuando paseo, me encanta ir cogiendo flores y hacer un ramito de plantas silvestres para llevar a casa. En esta excursión tuvimos la suerte de encontrar estas preciosas rosas salvajes y un poquito de Lavanda para que al menos dentro de los armarios, sea verano.
¡Feliz Primavera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.